Responsabilidad civil en vía publica

Responsabilidad civil en vía publica

gruas en tlalpan

Sabemos que los accidentes viales son de importancia por ello es bueno contar con el servicio de gruas en tlalpan para que nos ayude a agilizar la problematica que presentamos, pero si eres de aquellos que se pregunta acerca de hasta donde tiene la responsabilidad el peatón y el automovilista, aquí se te dará una idea de cuando es culpa de cada uno y sus respectivas consecuencias.

La vía penal es la idónea para que el responsable de un hecho de tránsito, también llamado accidente vial, sea condenado a la pena privativa de la libertad. Esto, claro está, es la excepción en el sistema penal acusatorio adversarial (oral), tanto como medida preventiva (mientras se le enjuicia a aquél), como producto de ser hallado penalmente responsable de las lesiones y/o daños respectivos.

Ahora bien, lo que no muchos saben, es la diferencia entre la responsabilidad civil (reparación del daño) que con motivo de un hecho de tránsito puede reclamarse en un proceso penal, respecto de la que por el mismo acontecimiento puede demandarse en la vía civil. Menos aún son conocidos los beneficios, para las víctimas u ofendidos, de acudir al derecho privado en vez de dedicarse, exclusivamente, al reproche en aquella rama del derecho público.

Por  ejemplo: el conductor de un vehículo automotor colisiona a otro automóvil, arrojando como resultado una persona fallecida, dos lesionados y cientos de miles de pesos de daños materiales, para poder proceder penalmente contra aquel, es casi seguro que se necesite la intermediación del ministerio público, máxime si el probable responsable es detenido en flagrancia. Así, la procuraduría o fiscalía respectiva deberá probar la responsabilidad penal subjetiva de aquel, esto es, que el conductor en cuestión fue quien originó el accidente vial, independientemente si cometió el diverso delito de ataques a las vías de comunicación, es decir, que al momento de chocar y/o atropellar a alguien y/o dañar algo, estaba bajo los influjos del alcohol y/o de alguna sustancia equiparable a aquella. De darse ambos supuestos (causar el hecho de tránsito, estando ebrio o drogado) repercutiría en la agravante de la pena privativa de la libertad (que no necesariamente se traduciría en mantener al supuesto responsable encarcelado antes de que se juzgue), pero en principio no facilitaría a las víctimas u ofendidos de o de los delitos en cuestión el acceder a la reparación del daño, ni a obtener una indemnización mayor.

A lo anterior debe sumársele que la carga de probar los elementos de los delitos será siempre del ministerio público y, en su caso, de los asesores jurídicos que representen a las víctimas u ofendidos.

En el mismo ejemplo, arriba descrito, si en vez de irse por la vía penal o bien, de forma paralela, las víctimas u ofendidos demandan la vía civil. A diferencia del procedimiento penal, aquellos proceden autónoma e independientemente, y sin necesidad de apoyarse (o subordinarse) en terceros, como la representación social.

Por ello es importante que tengas un seguro, además de que sepas perfectamente las señales de transito y evites el consumo de drogas mientras conduces.

 

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 0 Average: 0]

About The Author

coyoacan
¿Qué esperar de una grúa?servicio de gruas en tlalpangruas coyoacanTodo lo que debes saber sobre el corralón
Call Now Button
WhatsApp Mándanos WhatsApp